Capítulo 8

Compartir experiencias, conocimientos y patrimonio cultural

Los estantes de la biblioteca

© UN Archives Geneva

En 1926, la Sociedad de las Naciones pretendía construir su nueva sede, el Palacio de las Naciones, a orillas del Lago Lemán. Tras recibir una generosa donación de John D. Rockefeller Jr. para crear una gran biblioteca, estimó que la propiedad que tenía junto al lago sería demasiado pequeña.

Por ese motivo el Palacio de las Naciones y su biblioteca se encuentran en su actual ubicación, el parque Ariana. El diseño de la biblioteca lo ultimó una comisión que visitó las mejores bibliotecas de Europa y Estados Unidos de América para asegurarse de que la biblioteca de Ginebra fuera un centro de documentación y aprendizaje de primer orden.

Los estantes se construyeron a medida en 1936 para almacenar gran número de documentos. Constan de diez alturas en las cinco plantas que ocupa el edificio de la Biblioteca en el Palacio de las Naciones. Como los techos son bajos, todos los documentos son accesibles sin necesidad de ningún tipo de escalera, de manera que los libros que se soliciten se pueden retirar y entregar en la Biblioteca en apenas unos minutos. Cuarenta y cinco kilómetros lineales de estantes albergan más de 1 millón de volúmenes, incluidos publicaciones periódicas, libros y documentos en más de 150 idiomas. En una cámara acorazada se conservan libros que se remontan al siglo XVI, el más antiguo de 1504. Para desplazarse entre las estanterías, existen tres escaleras, un ascensor para personas, un montacargas para libros y otro para documentos de gran formato. Las canalizaciones para el agua y la calefacción están estratégicamente colocadas para garantizar que no se dañen los documentos en caso de fuga. En los estantes se encuentra gran diversidad de material, incluidos diarios y semanarios del siglo XIX. También se pueden encontrar en los seis idiomas de la organización todos los documentos oficiales de 1946 a 2015 de cualquiera de las sedes. Los posteriores a 2015 están disponibles en la Biblioteca en versión digital.

Fiel a su misión original, la Biblioteca de la ONU en Ginebra sigue siendo hoy una fuente de documentación de primera clase para la investigación y elaboración de textos académicos sobre procesos multilaterales y cooperación internacional, además de ser vector de conocimiento y custodio de la memoria de la organización.

La Biblioteca: un espacio para afianzar el diálogo entre culturas

© UN Photo

La ONU Ginebra ofrece un foro para el diálogo y la colaboración entre pueblos de diferentes culturas y orígenes, al tiempo que celebra la diversidad. Apoya a las misiones permanentes y organizaciones internacionales, acogiendo diferentes actividades y actos en que se presentan y examinan diversos valores y culturas. Se refuerza así su papel como instrumento para el entendimiento internacional.

En 2019, el Palacio de las Naciones acogió 52 actividades culturales y 90 manifestaciones especiales y actos paralelos. En la Biblioteca se organizaron además 17 eventos que reunieron a autores, académicos, representantes permanentes y expertos para debatir cuestiones de importancia mundial. En total, más de 18.500 participantes asistieron a las diferentes actividades culturales, ponencias, visitas guiadas y otros actos organizados por la biblioteca.

Febrero:

La exposición «El genio de la humanidad» para conmemorar el centenario del nacimiento de Federico Fellini reseñaba su perdurable contribución al arte del cine. En la ceremonia inaugural actuó Valéik, un grupo de jóvenes músicos de la Haute École de Musique de Lausana.

Abril:

Los estudiantes de la Academia Estatal de Arte de Belarús realizaron una exposición de pintura en forma de «cinta del tiempo». Abarcaba 50 años y representaba los puentes entre generaciones, así como la evolución en el estilo y la técnica con el paso del tiempo.

© UN Photo

Mayo:

El Gran concierto de la Francofonía rindió homenaje a los movimientos sufragistas y defensores de la igualdad de género en un espectáculo titulado «Voces de mujer». Más de 1.500 personas acudieron a la Sala de las Asambleas para escuchar las hermosas e influyentes voces de mujeres cantantes y poetas como la maliense Fatoumata Diawara.

Julio:

El Coro Juvenil de Jerusalén, compuesto por jóvenes israelíes y palestinos que cantan en árabe, hebreo e inglés, contribuyó a trascender el conflicto a través del canto. Llevaron su mensaje de paz por segunda vez a la Sala IV.

© UN Photo

Septiembre:

Asistimos a una exposición de rostros de niños de todo el mundo, con banderas de países que han prometido renovar su compromiso con la Convención sobre los Derechos del Niño, que fascinó a los visitantes en la Salle des Pas Perdus.

© UN Photo

Septiembre:

Con ocasión del 70º aniversario de la creación de la República Popular China, el Conservatorio de Música de Shanghái dio un concierto titulado Saludos de China, en la Sala de las Asambleas.

Paul Rose, explorador y jefe de expediciones científicas, narró sus experiencias en un acto cuya grabación se puede escuchar en The Next Page, el podcast de la Biblioteca de la ONU Ginebra.

© UN Photo - Adam Kane

Octubre:

Se organizó una exposición sobre la provincia china de Sichuan y el 150º aniversario del descubrimiento científico del panda gigante, así como actuaciones y degustaciones culinarias, que dejaron patente el rico patrimonio cultural de Sichuan.

Para celebrar los 100 años de multilateralismo en Ginebra, se ofreció un concierto de obras clásicas y coreanas.

La ONU Ginebra: marco para el aprendizaje colaborativo y el intercambio de conocimientos

© UN Library Geneva

La Biblioteca de la ONU en Ginebra y el Centro de Aprendizaje y Multilingüismo lanzaron en enero una nueva iniciativa para promover la innovación, colaboración y cocreación en el ámbito del multilateralismo. El Espacio Común de Conocimiento y Aprendizaje ofrece a los diplomáticos, el personal y los pasantes de la ONU Ginebra la oportunidad de reunirse para reflexionar e intercambiar ideas que nacen de manera colaborativa.

Tradicionalmente, se distingue entre dos tipos de espacios comunes: los de las grandes bibliotecas, destinados al conocimiento y los de las universidades e institutos, a menudo dedicados al aprendizaje. El reto para la ONU Ginebra era combinar ambas cosas y lograr un buen equilibrio entre conocimiento y aprendizaje. El nuevo Espacio Común es el fruto de la evolución de las bibliotecas y los centros de enseñanza en la era digital.

El Espacio Común de Conocimiento y Aprendizaje ofrece a menor coste actividades, actos y experiencias en diversos formatos, como clases interactivas, talleres, sesiones colaborativas o cursos para la adquisición de competencias.

En 2019, el Espacio Común de Conocimiento y Aprendizaje coordinó 47 actividades con 38 socios del sistema de las Naciones Unidas en Ginebra, a las que asistieron más de 2.800 participantes.

Muhammad Al-Yaqoubi

Erudito y líder religioso islámico sirio
«Desafortunadamente el problema del odio está aumentando, todos estamos afrontando este problema… El odio, creo, proviene de odiar la vida. Así que la gente que odia la vida, odia todo lo que está unido a la vida.»
vídeo

Programas de inmersión para entender mejor las Naciones Unidas

© UN Photo - Antoine Tardy

A lo largo de los años, miles de estudiantes de postgrado, diplomáticos, periodistas y activistas de la sociedad civil se han introducido en el mundo de la cooperación internacional a través de los Programas de Información de la ONU Ginebra. En el marco de estos programas, diferentes expertos y profesionales comparten directamente con los participantes, en el propio Palacio de las Naciones, las claves para entender asuntos fundamentales de nuestro tiempo.

Con las presentaciones temáticas se pretende que cada grupo saque el máximo partido de esta experiencia de inmersión y en ellas se abordan aspectos como el papel de la ONU Ginebra como eje de la diplomacia multilateral, la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la defensa de los derechos humanos o el cambio climático, entre otros.

Los estudiantes del Liceo Fénelon Sainte-Marie, en París, quedaron encantados con su Programa de Información. En opinión de Sacha, de 17 años,

«La prensa cuenta lo que hace la ONU, pero nunca transmite esta mirada introspectiva, desde dentro, que permite entender los engranajes de la diplomacia».

© UN Photo - Antoine Tardy

Estudiantes de postgrado modelan el futuro del multilateralismo

© UN Photo - Iryna Turtaieva

Estudiantes de seis continentes y con diferentes trayectorias académicas acudieron en julio al Palacio de las Naciones para participar en el Programa de Estudios Universitarios, de dos semanas de duración. Se trataba de la 57ª edición del programa educativo más longevo de las Naciones Unidas. Estos alumnos de relaciones internacionales, economía, traducción y ciencias asistieron a conferencias impartidas por expertos de todo el sistema de Naciones Unidas y de la sociedad civil.

Trabajando en equipo, los estudiantes elaboraron informes analíticos sobre salud, trabajo, desarme y acción humanitaria y examinaron los retos que se presentan al multilateralismo moderno.

Leer el informe del 57º Programa de Estudios Universitarios.

Archivos, investigación, acceso digital: los próximos hitos

© UN Photo - Josie Bauman

La Sociedad de las Naciones, que se creó tras la tragedia y el sufrimiento que causó la Primera Guerra Mundial, fue fundamental para sentar los cimientos de lo que serían más tarde las Naciones Unidas. La historia de su creación, desarrollo y disolución está documentada en 15 millones de páginas que se encuentran en los Archivos de la Sociedad de las Naciones en la Biblioteca de la ONU en Ginebra. Estos archivos, inscritos desde 2009 en el registro «Memoria del Mundo» de la UNESCO, siguen dando testimonio de la voluntad de los Estados miembros de la Sociedad de las Naciones de crear la primera organización intergubernamental del mundo dedicada a la paz y la cooperación.

En 2017 se puso en marcha un ambicioso proyecto de digitalización de los archivos para facilitar el acceso a los mismos. En 2019 se habían digitalizado más de 7 millones de páginas de un total de 15 millones. Coincidiendo con el centenario de la creación de la Sociedad de las Naciones, se abrió la «ventana» virtual de uno de los proyectos, con información detallada, vídeos y documentos clave.

Con el proyecto de pleno acceso digital a los Archivos de la Sociedad de las Naciones se garantizará su preservación física y digital en el tiempo, además de facilitar la investigación. El fácil acceso en línea a esta importante colección de archivos ofrecerá innovadoras opciones para la investigación, la visualización de datos y otras metodologías para arrojar luz sobre la historia y la evolución del multilateralismo.

Biblioteca y Archivos

Nuevos recursos en línea para acceder a unos conocimientos en constante evolución

© UN Library Geneva

Global Search es la plataforma de la Biblioteca de la ONU en Ginebra que permite conectarse con varias bases de datos de colecciones impresas y electrónicas. Esta herramienta en línea, que ya resultaba muy útil pues permitía a los investigadores de todo el mundo acceder de manera fácil y rápida a información fundamental, se ha actualizado recientemente para mejorar su interfaz de usuario y facilitar la búsqueda. La nueva versión incluye el contenido de varias bibliotecas, bases de datos y publicaciones electrónicas del sistema de las Naciones Unidas, organizado por temas.

En 2019, la Biblioteca creó también dos bases de datos especializadas de acceso público. La base de la Colección de Obras de Arte de la ONU Ginebra contiene información detallada sobre todas las obras que se exhiben y se conservan en el Palacio de las Naciones. La Base de Datos de Citas permite que investigadores y periodistas encuentren rápidamente citas, de fuentes verificadas, sobre las Naciones Unidas y la Sociedad de las Naciones.

Para facilitar la investigación sobre temas específicos, se han elaborado varias Guías de Recursos, con información, documentos, libros y artículos sobre 14 temas generales relativos al sistema multilateral y numerosos subtemas. En 2019 se crearon dos nuevas guías de investigación, a saber, la Guía de Investigación sobre Multilateralismo y la Guía de Investigación sobre Ciencia y Tecnología Emergente en materia de Desarme, elaboradas en colaboración con la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas.

Mejorar el acceso a las valiosas colecciones de la Biblioteca de la ONU en Ginebra y a otras bases de datos del mundo es esencial para seguir ofreciendo un servicio de calidad a la comunidad internacional.

Conocer los nuevos recursos en línea de la Biblioteca de la ONU en Ginebra.

Formación

El proyecto 100Elles* sobre cuestiones de género y de igualdad da visibilidad al papel de 100 mujeres, personas con orientaciones o identidades de género marginadas y personas intersexuales, que han hecho aportaciones positivas para Ginebra. El proyecto lo organiza l’Escouade, una organización feminista con sede en Ginebra, en colaboración con la Ciudad de Ginebra.

mary-florence wilson

1884-1977, Directora de la Biblioteca de la Sociedad de las Naciones

© UN Archives Geneva – Florence Wilson, 1928, illustration by Violet Oakley

Mary-Florence Wilson, Directora de la Biblioteca de la Sociedad de las Naciones

Mary-Florence Wilson (1884-1977) dirigió la Biblioteca de la Sociedad de las Naciones desde su creación en 1919 hasta 1926. Se convirtió así en la primera mujer al frente de una gran biblioteca en Europa.

Tras graduarse en la Universidad de Columbia y en el Programa de Capacitación Bibliotecaria de la Universidad de Drexel en 1909, trabajó en la Biblioteca Pública de Nueva York y después en la Biblioteca de la Universidad de Columbia. Se especializó en la catalogación de documentos sobre relaciones internacionales y en la clasificación de obras publicadas, una ciencia compleja y, a la sazón, dominada por los hombres.

En 1917, se trasladó a Europa para trabajar como oficial de enlace de la Biblioteca del Congreso y se encargó de la documentación de la Comisión de Paz de los Estados Unidos. En 1919 fue contratada por la Sociedad de Naciones y seleccionada para organizar su nueva biblioteca. Ahí desempeñó una labor que resultó decisiva para desarrollar y dar formar a la que sería la sucesora de aquella institución, a saber, la actual Biblioteca de la ONU en Ginebra. Tras dejar la Biblioteca de la Sociedad de las Naciones en 1926, trabajó para el Fondo Carnegie para la Paz Internacional y pasó el resto de su vida en Europa. Vivió en Suiza durante y después de la Segunda Guerra Mundial y fue voluntaria en el Comité américain de secours civil.

© UN Photo - Adam Kane